Día Mundial de la Ingeniería para el Desarrollo Sostenible

Santa Cruz, jueves 3 de marzo de 2021.

La 40ª reunión de Conferencia General de la UNESCO adoptó la resolución de proclamar el 4 de marzo de cada año Día Mundial de la Ingeniería para el Desarrollo Sostenible en noviembre de 2019.

Este es el segundo año que se celebra y su objetivo es promover la ingeniería como una oportunidad para mejorar el mundo. Hay mucho por hacer para garantizar que todas las personas tengan acceso a agua limpia, saneamiento, energía confiable y otras necesidades humanas básicas.

La ingeniería debe lidiar con los impactos del cambio climático, los problemas medioambientales, nuestras crecientes ciudades y los desafíos de las nuevas tecnologías, incluida la inteligencia artificial.

Soy Ingeniero de Obras Públicas con la Especialidad de Construcciones Civiles de la Universidade da Coruña. Haber sido Concejal de Obras Públicas y Medioambiente durante 8 años me ha permitido actuar sobre las zonas en las que vivo, mejorarlas atendiendo a las necesidades de los ciudadanos: piensa global, actúa local. Los ingenieros somos una profesión que sirve a la sociedad y eso hay que tenerlo presente siempre.

Decidí estudiar una ingeniería porque eso me ha dado la oportunidad de cambiar el mundo que me rodea. Actualmente puedo decir con total seguridad que los ingenieros y las ingenieras son críticos para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU (ODS):

  • Son esenciales para un mundo pacífico, desarrollando e implementando las tecnologías y sistemas ayuden a alcanzar los ODS al respecto del agua, la energía, el medio ambiente, las ciudades sostenibles, resiliencia ante los desastres naturales y otras áreas.
  • En el diseño y desarrollo de una infraestructura resistente que resista el cambio climático: inundaciones, ciclones, incendios forestales y desastres naturales; especialmente en los países en desarrollo que están más expuestos a estos riesgos.
  • Son imprescindibles para desarrollo económico sostenible, ya que son necesarios para apoyar el crecimiento y el desarrollo de infraestructura esencial, como carreteras, puentes ferroviarios, presas, gestión de residuos, suministro de agua y saneamiento, energía y redes digitales tanto en los países desarrollados como los en desarrollo.
  • La ingeniería se necesita para desarrollar tecnologías inclusivas e innovaciones que beneficien a las personas y al planeta para mayor prosperidad y mejor calidad de vida y no dejen a nadie atrás, especialmente para garantizar el acceso equitativo a la tecnología para las mujeres y en las zonas rurales.

Jerónimo Puertas y el GEAMA

Hemos encontrado un buen ejemplo del trabajo que la ingeniería hace por el desarrollo en la Escuela Técnica Superior de Caminos Canales y Puertos de A Coruña de mano del  Dr. Jerónimo Puertas Agudo un profesor con el que aprendí sobre hidráulica e hidrología.

Nos ha hablado sobre el GEAMA, el Grupo de Enxeñaría da Auga e do Medio Ambiente en Ingeniería Sostenible. Sería imposible hablar de todo el trabajo que desarrollan, pero yo les estoy especialmente agradecido por impulsar la candidatura de Mariñas Coruñesas a Reserva de Biosfera junto a la Deputación da Coruña

Este grupo trabaja en soluciones de infraestructura verde para gestionar riesgos hidrológicos, inundaciones o sequias. Investigan sobre la adaptación de zonas agrarias y ganaderas a esos riesgos, actualmente están desarrollando un sistema de prevención y alerta de inundaciones con la Xunta de Galicia.

A nivel internacional colaboran en Mozambique en varios proyectos financiados por la Xunta de Galicia, en la gestión de las sequías, apoyando a las administraciones mozambiqueñas a adoptar las estrategias de gestión del entorno, y con Cruz Roja, en el caso de las inundaciones, con financiación europea. Pero también tienen proyectos en Perú, Colombia, Argentina y Rumanía.

Otra importante línea de trabajo es el desarrollo urbano sensible al agua, por ejemplo, un drenaje urbano sostenible basado en infraestructura verde para permitir el aprovechamiento de las aguas pluviales. Así se usaría el agua de la lluvia para regar o para baldear las calles, liberando el agua potable de fines que no requieren esa calidad, además de evitar que esa agua de lluvia acabe en depuradoras innecesariamente.

¿Alguna vez has pensado en que después de todo el esfuerzo para hacer potable el agua y llevarla hasta las casas, después de todo ese recorrido que hace el agua, después del complicado tratamiento, tras todos esos controles y supervisión, toda esa inversión y gasto, alguien lava un coche o baldea una calle? Esto es una pérdida de recursos enorme y existen alternativas como el reciclado del agua o el uso de aguas pluviales en las ciudades.

Esto es economía circular y el GEAMA está haciendo un gran esfuerzo en implantar estos principios en España con Asociación Española de Abastecimiento y Saneamiento (AEAS), el Canal de Isabel II o EMASESA (Sevilla) y también en el resto del mundo colaborando con agencias de cooperación, como AECID, para su difusión en países de América Latina, como Bolivia.

Instalación de pasarela peatonal en el Parque de las 13 Rosas de Oleiros. Junio 2021.

Viaducto del Ulla. Rodrigo López Piquín, agosto 2016.

Artículo redactado para la sección «Consejo de sabios» del programa «La Mañana con Eva» del jueves 3 de marzo de 2021. Puedes escuchar el programa aquí (en los 20 minutos finales de la segunda parte del PODCAST escucharas la sección).