¿Habrá un éxodo urbanita o las ciudades se transformarán en sostenibles?

Me hago esta pregunta al leer sorprendido sobre la construcción de una ciudad en Arabia Saudí muy innovadora y centrada en ser sostenible. Es una propuesta interesante y cautivadora que se llama “The Line City”.

“The Line City”

La semana pasada el Principe Heredero de Arabia Saudita anunció la construcción de una ciudad increíble en el primer trimestre del 2021 “Les presento THE LINE, una ciudad con un millón de habitantes y 170km de largo, que preservará el 95% de las áreas naturales en NEOM, con cero automóviles, cero calles y cero emisiones de carbono.”
Según un comunicado de los proyectistas, «todos los servicios diarios esenciales, como escuelas, centros médicos, instalaciones de ocio, así como espacios verdes, estarán a cinco minutos a pie». Gracias a los trenes subterráneos, el viaje de un extremo de la ciudad al otro no durará más de 20 minutos.

Si vives en esta ciudad podrás disfrutar de 4 ecosistemas distintos: la costa, el desierto costero, una zona montañosa y un valle alto. Realmente este lugar permitirá vivir más cerca de la naturaleza.

El proyecto tiene mensaje muy claro “las ciudades modernas son sostenibles”, ciudades sin coches, integradas en la naturaleza y totalmente inteligentes.

Las ciudades no han parado de crecer en las últimas décadas de nuestra historia y ese crecimiento parece imparable. Así que vamos a hacer una parada para ver cuales son las previsiones del Organismo de Naciones Unidas para las megaciudades:

Megaciudades

Según datos de las Naciones Unidas, si hay 33 megaciudades con una población de más de 10 millones en la actualidad, habrá 43 megaciudades en el mundo para 2030. Este es un cambio enorme desde 1950, cuando los residentes urbanos solo representaban un 30% la población mundial y solo Nueva York y Tokio superaban los 10 millones de habitantes.

¿Qué ha ocurrido? Más contaminación, mayor congestión del tráfico, escasez de viviendas y menos opciones laborales… las ciudades ya no son sostenibles. Hoy, el 55% de las personas vive en áreas urbanas, es decir, 4.200 millones viven en ciudades. En la próxima generación, se espera que esta proporción aumente al 68%. Esto significa que, en 20 años, más de 2 mil millones de personas migrarán a las ciudades. De 33 megaciudades con una población de más de 10 millones, pasaremos a 43.

Pero, debemos preguntarnos si el modelo de asentamiento de las ciudades es sostenible y cuales son sus consecuencias. Para ello cabe recordar el resultado de la expansión que se produjo en ellas a mediados del siglo pasado:

Éxodo rural y la España vaciada

En la segunda mitad del siglo XX se produjo en todo el mundo un éxodo del campo a las ciudades en búsqueda de empleo y mejora de las condiciones de vida. En nuestro país tiene como consecuencia lo que el escritor Sergio del Molino denominó “España vaciada”, amplias zonas muy despobladas e incluso pueblos abandonados.

Las personas han ido a las ciudades por esos motivos, pero han hecho también sacrificios. La vida en la ciudad es muy ajetreada, y tienes muchas responsabilidades en determinados momentos, por lo que tienes poco tiempo para compartir o descansar con tu familia. Las ciudades pueden ser lugares de gran presión e incluso, a medida que aumenta el índice de valor del suelo, el espacio habitable se vuelve cada vez más pequeño.

Los gobiernos se esfuerzan en dar respuesta a los problemas que suele experimentar la ciudadanía por vivir en las ciudades para conseguir que sean más sostenibles:

La ciudad compacta

Existen muchos modelos de ciudad en el mundo y todos y cada uno de ellos son analizados con el objetivo de replicar soluciones que hagan de las ciudades más sostenibles. Las líneas de trabajo en la Unión Europea pasan por hacer a las ciudades más inteligentes y compactas. Según Wikipedia la ciudad compacta es aquella que “presenta una estructura y trama urbana de cierta compacidad, está cohesionada socialmente, genera espacios de sociabilidad, crea un territorio con cercanía a los servicios, propicia el encuentro de actividades y permite el desarrollo de la vida en comunidad.”

Podemos ver día a día como mejoran las ciudades, pero la sociedad se fue a ellas por la promesa de empleo y mejora de las condiciones de vida y este motivo puede cambiar. La situación en la que vivimos es muy distinta a esos primeros urbanitas de mediados del siglo XX, el modelo de trabajo ha cambiado, el modelo en el que nos relacionamos ha cambiado y el modelo en el que nos comunicamos también:

La pandemia es un punto de no retorno para las ciudades

Pero la pandemia puede acabar provocando que la tendencia de crecimiento de las ciudades cambie, la España vacía también está vacía de coronavirus y de aglomeraciones. Está llena de casas para restaurar muy económicas, de espacios abiertos, de naturaleza….

Además, ahora cada vez más personas teletrabajan y está llegando el 5G, que extenderá la alta velocidad desde cualquier sitio, pudiendo llegar a 1000 megas.

¿Pueden las políticas de desenvolvimiento rural, la lucha contra el cambio climático y el coronavirus cambiar la tendencia? ¿Habrá un éxodo urbanita? ¿Las personas que viven en las ciudades huirán al rural buscando seguridad y naturaleza mientras mantienen sus antiguos trabajos de las ciudades? ¿Las ciudades «contrata atacarán» y se transformarán en sostenibles?

Solo el tiempo nos dará las respuestas.

Personalmente, me gustaría ver como volvemos al rural, como repoblamos los pueblos, como mejoran las comunicaciones y los servicios en las, ahora, aldeas olvidadas. Debemos buscar la mejora de nuestra calidad de vida trabajando desde y en el rural. Intentemos extraer buenos resultados de los momentos complicados que nos está tocando vivir.

«The Line City», una ciudad sostenible en Arabia Saudí que comenzará su construcción en marzo de 2021

New York, la primera megaciudad de más de 10M de habitantes. 10Av desde High Line. Rodrigo López Piquín. 2019

Artículo redactado para la sección «Consejo de sabios» del programa «La Mañana con Eva» del jueves 21 de enero de 2021. Puedes escuchar el programa aquí (en los 15 minutos finales de la segunda parte del PODCAST escucharas la sección).