Slowcracy: la democratización de la moda sostenible y vegana

Hoy vamos a conocer a la pontevedresa Tamara Alonso que es una de las personas más implicadas en la moda sostenible que hemos conocido. Ha tenido una inquietud a mayores de las que hemos hablado, ella es vegana y tenía la necesidad de encontrar una marca que fuera acorde con sus valores.

Las personas veganas se encuentran con un reto a la hora de hacer la compra, haciendo toda una investigación sobre los productos y su etiquetaje para adquirir alimentos que no tengan ningún origen animal.

Tamara llevó esto a la ropa y descubrió también todos los problemas del Fast Fashion, quedó horrorizada del gran impacto al medio ambiente, a las personas y a los animales de la compra de ropa barata de una forma descontrolada. Esto la llevó a dejar de comprar ropa, cuando se desgastó y no encontró una marca de ropa sostenible acorde con su ética personal, nació slowcracy.

«Yo creo que aquí falta un nicho de mercado, dónde están esas camisetas que cumplen con estos requisitos y que además son sostenibles, tienen en cuenta a los trabajadores, al planeta y a los animales de forma íntegra. Entonces me puse a investigar las formas en las que en las que yo podía hacerlo inicialmente. Slowcrazy empezó siendo una marquita de camisetas con diferentes temáticas feministas, veganas, sobre sostenibilidad, en pro de los derechos humanos y del colectivo LGTBI, producidas de forma ética sostenible y con tintas veganas que era justo lo que yo me esperaba como como consumidora y además a un precio asequible.»

Slowcracy es la democratización de la moda sostenible. Slow es lento y crazy es la parte final de la palabra democracia en inglés. La moda sostenible puede ser más cara que el fast fashion con sus camisetas a 3 euros, pero no hace falta gastar más dinero, solo comprar camisetas más duraderas, con mensaje, con conciencia y con ética. Tamara tiene una idea muy clara de lo que significa para ella el Slow Fashion:

«Todas las prendas de ropa que tenemos dentro de slow fashion siempre se basan en 3 pilares fundamentales:

  1. El respeto hacia las personas que confeccionan esas prendas
  2. El respeto hacia el medio ambiente utilizando tejidos que generen el menor impacto posible; como por ejemplo pueden ser algodones orgánicos, lino, stenzel, bambú o materiales reciclados no como puede ser por ejemplo el poliéster reciclado o  el algodón reciclado
  3. Que siempre sean veganas, es decir que no se hayan utilizado animales en ninguna fase del proceso de producción.»

Desde O Rosal, Slowcrazy envía las prendas que puedes adquirir en su página. Uno de sus principales problemas fue tener una producción local. La cercanía a Portugal les dio facilidades inicialmente, pero tuvieron muchas dificultades para encontrar el producto que necesitan a un precio adecuado. Si compras una de sus prendas puedes estar seguro de que serán tejidos sostenibles, tintes ecológicos y de una producción ética y vegana.

En sus orígenes la prenda se confeccionaba fuera y al llegar se etiquetaba y estampaba, pero la pandemia fue un empuje para ellos y pudieron avanzar. Ahora toda su producción es en Galicia cumpliendo el sueño que Tamara tenía al empezar este proyecto.

La moda sostenible es inclusiva y, tal y como hemos visto con otras marcas, Slowcracy tampoco tiene límite de talla y podemos encargar lo que necesitemos sabiendo que son prendas que íntegramente se hacen en Galicia. Es moda democrática porque esta marca intenta tener precios lo más bajos posibles pero que permitan que los trabajadores tengan un salario digno; así que entra en su página web y bucea por los modelos para mujer, hombre y niños y niñas.

Diseños de Slowcracy.

Artículo redactado para la sección «Consejo de sabios» del programa «La Mañana con Eva» del jueves 22 de julio de 2021. Puedes escuchar el programa aquí (en los 20 minutos finales de la segunda parte del PODCAST escucharas la sección).